Días 8 y 9. Phuket: la perla de Andamán

9:30 h de la mañana. Destino: Phuket. Nos encontramos en el embarcadero de Sairee (Koh Tao) para coger el barco “rápido” de la compañía Lomprayah, por el cual pagamos 1.500 bahts por persona (400 más que el precio del barco lento de Songserm) en la estación de Hua Lamphong de Bangkok, el día que reservamos también el tren + barco con destino a Koh Tao por 1.100 bahts cada uno.

Larga espera en Koh Phangan

Larga espera en Koh Phangan

Recibimos la primera sorpresa por parte de Lomprayah cuando nos cobran 80 bahts por un supuesto “exceso de equipaje” (del cual no se nos había informado en ningún momento durante la reserva). El interior del barco es bastante agradable, es moderno y está mejor cuidado que los de Songserm. Es cierto que el barco es más rápido, sin embargo, en el camino hacia Surat Thani (punto desde el cual debemos coger el autobús que nos llevaría hasta Phuket, incluido en el precio), éste realiza paradas en Koh Phangan y Koh Samui. En Koh Phangan nos hicieron cambiar de barco, para lo cual tuvimos que esperar nada menos que una hora en el embarcadero de la isla, donde hay unos puestos de comida bastante caros. Moraleja y recomendación personal: aunque el barco sea más viejo y lento, viajar con Songserm y evitar Lomprayah. De esta forma ahorraremos 400 bahts y tardaremos en realizar el viaje el mismo tiempo o incluso menos, ya que, al menos en el traslado de Chumphon a Koh Tao, no hubo tiempos de espera considerables (sin mencionar los 80 bahts de “exceso de equipaje”).

Navegando hacia Surat Thani

Navegando hacia Surat Thani

Motivos económicos aparte, el viaje en sí es muy bonito, atravesando diferentes archipiélagos a lo largo del golfo de Tailandia. Aproximadamente una hora después de nuestra llegada a Surat Thani (a un muelle que hay junto al aeropuerto en el que no hay nada con lo que entretenerse, aunque al menos hay baños), aparece una van de Lomprayah que nos trasladaría hasta Phuket.

En unas 5 horas, gracias a la veloz y temeraria forma de conducir de nuestro chófer, nos plantamos en Phuket Town, haciendo una parada de media hora para comer en un área de servicio instalado en mitad de la selva. Durante el camino atravesamos un denso bosque tropical muy bonito, y bordeamos la bahía de Phang Nga, pudiendo admirar algunos de los farallones que la componen, de altura y aspecto imponentes.

Phuket posee una arquitectura algo inusual en el resto de Tailandia, marcada por una mezcla de estilos chino y portugués colonial, curioso de ver. En la oficina de la compañía Lomprayah nos ofrecen el traslado hasta Karon Beach (población en la que se encuentra nuestro alojamiento) al “módico” precio de 300 bahts por 2 personas. Aceptamos, teniendo en cuenta que un taxi nos podría cobrar por el mismo recorrido 600 – 800 bahts. El conductor parece disgustado con nuestra decisión, y guarda las maletas de no muy buenas formas. De camino a Karon, comprendemos el por qué: asegura que es la cuarta vez que hace el recorrido Surat Thani – Phuket en ese día, lo cual suponen unas 20 horas de trabajo…y parece ser que al día siguiente le esperaba la misma jornada laboral.

Recorrido por Phuket (click para ampliar)

Recorrido por Phuket (click para ampliar)

El conductor cumple con su trabajo y nos acerca casi hasta la misma puerta del Karon Sunshine Guesthouse, donde previamente habíamos reservado 4 noches a través de internet (teniendo que pagar el importe íntegro en el momento de reservar). El precio fue de 600 bahts por noche en una habitación con aire acondicionado, baño privado, espaciosa, luminosa, limpia, perfecta. La mejor habitación que hemos disfrutado en este viaje. Desde la ventana se acertaba a divisar en la lejanía el famoso Big Buddha de Phuket. El guesthouse está regentado por varios jóvenes tailandeses muy simpáticos y agradables, con los que hablamos mucho durante nuestra estancia. Como contrapunto, durante las noches tuvimos como “hilo musical” los conciertos de los bares situados en la calles cercanas a Patak Road, y un problema con el suministro de agua nos obligó a cambiarnos de habitación.

La primera noche cenamos en un restaurante local situado en la propia calle del alojamiento, por unos 150 bahts entre los dos. Al día siguiente, nos acercamos por la mañana a disfrutar de la playa de Karon, muy extensa y de arena anaranjada, aunque con corrientes peligrosas para el bañista. Después continuamos hasta Kata Beach, andando unos 25 minutos hacia el sur. Esta playa es más bonita aunque algo más pequeña, y la isla situada enfrente de la misma le confiere un atardecer especial, a pesar de que allí el monzón volvió a sorprendernos.

Dragón guardián de Karon Beach

Dragón guardián de Karon Beach

Ese mismo día reservamos una excursión a las islas Phi Phi por 1.100 bahts por persona en una de las muchas agencias locales situadas en Patak Road.

En otro de los puestos situados en la propia callejuela donde se encuentra el Karon Sunshine, cenamos nuestro exquisito pollo empanado crujiente acompañado de patatas y algún tipo de salsa tailandesa (100 bahts la ración), comida que repetiríamos varias veces durante nuestra estancia en Karon.

Aprovechamos para acostarnos pronto y descansar unas horas antes del madrugón que tendríamos que sufrir para llevar a cabo otras de las visitas en las que más expectativas tenía puestas personalmente, las islas Phi Phi.

Anuncios

Una respuesta a Días 8 y 9. Phuket: la perla de Andamán

  1. Pingback: Nos trasladamos a Phuket, la isla más grande de Tailandia | Destino Kiwi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s