Cardiff, Liverpool, Warwick y la Navidad

¡Saludos desde España! Soy un hombre con suerte, no todos los que vivimos fuera hemos tenido ocasión de poder volver a casa por Navidad, pero a mí, dos años después (ya que mis Navidades pasadas transcurrieron en tierras neozelandesas), ya me tocaba irremediablemente, a pesar del elevado precio del vuelo para estas fechas tan señaladas.

Diciembre, mes de despedidas

Diciembre, mes de despedidas en Bristol

Diciembre ha sido, sin duda, un mes de despedidas, un mes alegre y a la vez triste, alegre por haber tenido la oportunidad de conocer tan buenos amigos y triste por tener que decirles hasta luego (¡nunca adiós!). El factor humano siempre es la parte más bonita de este tipo de viajes y aventuras, esas personas que se cruzan en tu camino y dejan en ti una pequeña parte de ellos. Bristol no deja de ser un lugar de paso para muchos nacionales de otros países que buscan en la ciudad una experiencia de unos meses principalmente para mejorar su nivel de inglés, hecho que le da a la localidad el maravilloso e internacional ambiente del que hace gala, pero que propicia este tipo de despedidas bastante a menudo.

Pues bien, la vida sigue en tierras británicas y durante este tiempo he tenido ocasión de conocer las ciudades de Cardiff, Liverpool y Warwick, excursiones que, como no podía ser de otra manera, narraré a continuación.

Empezaremos, pues, con Cardiff, capital de Gales, una de las cuatro naciones que conforman el Reino Unido junto a Inglaterra, Escocia e Irlanda del Norte, preciosa ciudad histórica llena de vida que me sorprendió muy gratamente. Para esta visita tuve la compañía de mis amigas Ana y Patri, además de la de mi hermano Rodrigo, aprovechando su segunda visita a Inglaterra desde que me trasladé allí. Desde Bristol se llega fácil y rápidamente a Cardiff a través de la carretera M4, abonando 6£ de peaje para cruzar uno de los dos puentes que atraviesan la ría de Severn. De esta manera, nos adentramos en Gales, apoderándose de la carretera carteles mixtos escritos en inglés y gaélico, antiguo idioma que me resulta bastante medieval, que aún hablan algunos galeses y que, personalmente, gusto mucho desde mi total desconocimiento de él. Finalmente, y en menos de una hora, nos plantamos en la capital: Cardiff.

Ambiente festivo en Cardiff

Ambiente festivo en Cardiff

Sin tener previa notificación sobre ello, elegimos para nuestra visita el mismo día que enfrentaba a la selección de rugby de Gales contra Fiji en el Millenium Stadium, partido correspondiente a la fase de clasificación para la copa del mundo que se celebrará en 2015 en Inglaterra, con resultado final favorable al conjunto local. Las calles de la ciudad estuvieron teñidas durante toda la mañana del rojo tanto de la camiseta de la selección como del dragón presente en la bandera de Gales sobre fondo verdiblanco, propiciando un espectacular ambiente festivo. Una marea roja en la que se colaban con cuentagotas pequeños puntos de color azul celeste correspondientes a algunos orgullosos seguidores de Fiji.

Interior del castillo de Cardiff

Interior del castillo de Cardiff

Comenzamos, pues, nuestra visita a Cardiff en Queen Street, una céntrica y muy concurrida calle comercial repleta de establecimientos de todo tipo y puestos callejeros de comida o enseres de la selección para llevar al partido. La calle conduce hasta el Castillo de Cardiff por su extremo occidental, una impresionante fortaleza de origen normando fundada en el siglo XI y cuyo estado de conservación es excelente, hecho sin duda influenciado por las 12£ que cuesta la entrada. Enfrente del mismo podemos encontrar varias tiendas de souvenirs tan completas como caras, aunque, francamente, es difícil resistir la tentación de no llevarse un pequeño recuerdo de esta ciudad.

Bordeando el castillo encontramos el bonito Bute Park, en cuyo muro llaman la atención una serie de estatuas inquietantemente realistas de diferentes animales. El parque en sí es muy propicio para disfrutar de un pedacito de naturaleza en medio de la capital cuando la meteorología lo permite. Nosotros lo pasamos francamente bien allí, tomando mil y una fotografías en lugares que parecen preconcebidos con ese fin. Acto seguido, nos acercamos hasta el Cardiff National Museum situado en Gorsedd Gardens Road, cuya entrada es gratuita (aunque se aceptan donaciones) y cuyo interior se encuentra dividido en dos partes: historia natural y arte. Puedo asegurar que la sección de historia natural es realmente interesante, mientras que no puedo opinar sobre la sección de arte ya que no tuvimos tiempo de visitarla.

Bute Park, Cardiff

Bute Park, Cardiff

Empieza a oscurecer y decidimos ir a comer al Weatherspoon situado en Windsor Place, muy cerca de Queen St., donde por unos precios que oscilan entre 6 y 8£ comimos bastante bien. Tras ello, sólo tuvimos tiempo de dar un pequeño paseo por St Mary Street y alrededores, zona que comenzaba a llenarse ya de grupos de jóvenes que presagiaban una larga noche de fiesta en la ciudad. Para nosotros, ya era el momento de volver al coche y regresar a Bristol tras un largo y bonito día en la preciosa capital galesa.

Otro fin de semana correspondiente a los últimos días de Noviembre organicé junto a mis amigos Laura, Javier y Naty otra excursión con el fin de conocer la carismática ciudad de Liverpool, situada bastante más lejos de Bristol que Cardiff (algo más de 3 horas sin retenciones de tráfico, unas 5 horas en nuestro caso…). La ruta para llegar es sencilla, basta con seguir la carretera M5 dirección norte para después continuar por la M6 en la misma dirección y, finalmente, la M62 en dirección oeste. Nuestra primera parada en la ciudad originaria del archiconocido grupo musical The Beatles corresponde con nuestro alojamiento para la única noche que pasaríamos en la ciudad, y donde hay opción de parking gratuito para los huéspedes: YHA Liverpool, el cual, siendo de calidad ligeramente inferior a otros YHA en los que me he alojado, sigue siendo bastante correcto y teniendo buena relación calidad-precio, sin mencionar su excelente y céntrica ubicación. El precio de la reserva para cuatro personas por una noche a través de la página web ascendió a 75£.

Albert Docks, Liverpool

Albert Docks, Liverpool

Esa misma noche nos dirigimos a Albert Dock, antiguo puerto construido como resultado de la revolución industrial a finales del siglo XIX con técnicas muy innovadoras para la época y actualmente reconvertido en una de las principales zonas de ocio de la ciudad, coronado por una enorme noria de 60 metros de altura situada junto al Echo Arena Liverpool. Enfrente de la noria podemos encontrar el Beatles Story, una especie de museo-exposición sobre todo lo relativo al famoso cuarteto de Liverpool y, en el lado opuesto del puerto, la Tate Liverpool, una importante galería de arte contemporáneo, y el Museo Marítimo Merseyside.

Cavern Pub, Liverpool

Cavern Pub, Liverpool

Acto seguido atravesamos el luminoso y enorme centro comercial al aire libre Liverpool One para llegar hasta el Cavern Pub, situado en Mathew Street, y que presume de ser el pub donde los Beatles iniciaron su brillante carrera y dieron sus primeros conciertos. El pub en sí es muy pequeño y en la decoración compuesta por recuerdos de diferentes artistas que han pasado por el local se echan en falta resquicios de quienes le dieron fama: The Beatles. Esa noche pudimos presenciar un concierto de un grupo local reproduciendo diferentes canciones del famoso cuarteto sumidos en un ambiente familiar y ya algo navideño. Bastante agradable. Tras ello, tomamos algo en otros pubs de la zona para después desplazarnos a la zona de Seel Street, donde alargamos la noche en la espectacular sala Alma de Cuba, cuya música no concuerda en absoluto con el nombre de la propia sala, pero cuyo ambiente y decoración son excelentes, sin mencionar los espectáculos que preparan en el escenario del que dispone. Esa noche contaba con una serie de bailarinas estilo samba brasileña que animaban bastante el ambiente. El club cuenta también con restaurante y está situado en el interior de la iglesia de St. Peter, la cual data del siglo XVIII y le da un toque diferente y especial al lugar. Me llamó la atención la extraña combinación de imágenes de vírgenes y santos con carteles publicitarios de Bacardi y otras bebidas alcohólicas. ¡Cuanto menos, curioso!

Estadio de Anfield, Liverpool

Estadio de Anfield, Liverpool

Tras una larga noche, nos levantamos algo más tarde de lo previsto a fin de visitar algunos puntos de la ciudad que teníamos aún pendientes y acudir al estadio de Anfield Road para presenciar un partido de la Premier League, otro de los grandes alicientes de esta excursión. Nuestra primera visita del día corresponde con Las Tres Gracias situadas en Pier Head, los tres monumentales edificios que presiden el puerto de Liverpool: Royal Liver, Cunard y Port of Liverpool. Están coronados por estatuas de los Liver Birds, aves mitológicas que, en teoría, habitan la zona, y que también aparecen en el escudo del Liverpool Football Club. Después, remontamos Dale Street para hacer una rápida parada en el St. Georges Hall, bonito edificio de estilo clásico, y continuar nuestro camino hacia el mítico estadio del Liverpool F.C., Anfield Road, donde ibamos a presenciar el partido Liverpool – Stoke City correspondiente a la Premier League.

Tras un largo paseo en dirección noreste, nos plantamos ante Anfield, un estadio histórico (construido en 1884) y que siempre había querido visitar, ya que me declaro seguidor del equipo en cuanto al fútbol inglés se refiere, pues mi primer equipo será siempre el Real Madrid. Accedemos al interior no con demasiado tiempo de antelación pero suficiente para ver calentar a los jugadores y escuchar el mítico “You’ll Never Walk Alone” (“Nunca caminarás solo”), canción de apoyo al equipo que corean sus aficionados al inicio de cada encuentro. Espectacular, se le ponen a uno los pelos de punta, aunque confieso que esperaba algo más, supongo que no se coreará con el mismo énfasis en un Liverpool – Stoke City de liga que en un partido de semifinal de Champions League contra Real Madrid, Barcelona o Manchester United, por ejemplo…

En lo estrictamente deportivo, presenciamos una primera parte bastante aburrida que dió paso a una segunda parte más intensa en la que ambos equipos tuvieron ocasiones para llevarse la victoria. Finalmente, ésta cayó del lado del equipo local, el Liverpool, gracias a un gol de Glen Johnson en los minutos finales.

Chinatown, Liverpool

Chinatown, Liverpool

Tras el partido, sólo tuvimos tiempo de realizar una rápida visita a la preciosa puerta de estilo oriental de entrada a Chinatown y a la enorme, reciente y lúgubre Catedral Anglicana de Liverpool, construida a lo largo de casi todo el siglo XX. De esta manera, damos por concluida nuestra visita a la capital del condado de Merseyside y nos disponemos a regresar a Bristol.

La última y más reciente excursión a la que haré referencia en esta ocasión corresponde con Warwick, bonita ciudad medieval fundada en el siglo X para la que tuve la compañía de mi buena amiga Eli, a la que mando un abrazo muy fuerte desde aquí, ya que muy pronto volverá a su precioso México natal, obligándome a decir “hasta luego” nuevamente. Estoy seguro de que pronto volveremos a vernos .

En algo menos de dos horas conduciendo desde Bristol a través de las carreteras M5, M42 y M40 nos plantamos en la localidad de Warwick. Logramos aparcar bastante cerca del centro, e iniciamos un agradable paseo por las calles de la localidad que nos traslada a la Europa medieval. Llegamos al antiguo Lord Leycester Hospital, donde podemos admirar una bonita estampa que perfectamente podría pertenecer al siglo XII o XIII.

Saltisford Canal, Warwick

Saltisford Canal, Warwick

Continuamos paseando sumidos en la Edad Media hasta el imponente y grandioso Castillo de Warwick, cuya construcción fue iniciada en el siglo XI y cuyo estado de conservación es espectacular. Imaginárselo lleno de vida en plena época de auge resulta sobrecogedor. Si los 12£ que cuesta la entrada al Castillo de Cardiff ya me parecían algo excesivos, los 21£ que se deben abonar para entrar al de Warwick me parecen prohibitivos. Para bolsillos no tan pudientes, desde Mill Street podemos admirar una preciosa vista de la parte posterior del castillo que no nos supone ningún coste.

Después visitamos el St. Nicholas Park, agradable pero que no destaca especialmente sobre cualquier otro parque inglés, y proseguimos hasta la colegiata de St. Mary, iglesia de grandes dimensiones cuya torre corona la población y que fue construida en el siglo XII, con modificaciones y reconstrucciones posteriores, y cuyo cementerio instalado en la parte posterior nos resultó algo inquietante.

Finalizamos nuestro recorrido por Warwick continuando hacia el noroeste hasta el Saltisford Canal Trust, donde podemos contemplar parte del estilo de vida de la gente que vive en las largas y estrechas embarcaciones amarradas a los laterales del canal. La estampa resulta muy bonita y colorida, y la luz del atardecer siempre le da un toque más especial. El frío y la caída del sol nos invita a concluir nuestra visita a esta bonita ciudad medieval para pasar a hacerle un hueco en nuestros recuerdos.

Castillo de Warwick

Castillo de Warwick

Así despido este importantísimo año para mi vida, 2014, un año de cambios y un sinfín de experiencias inolvidables, lugares inolvidables y gente inolvidable. Sólo me queda, pues, desearos a todos unas muy Felices Fiestas y un próspero año 2015, en especial a los que vivís fuera y volvéis a casa por Navidad, y muy en especial a los que vivís fuera y no tenéis esa opción, yo también he pasado por ello en mi estancia en Nueva Zelanda y sé que no es fácil.

Ahora es momento de pensar en el nuevo año, en continuar mi aventura en tierras británicas y en mi primer gran viaje del año, el cual ya está en proceso de elaboración y os contaré con todo tipo de detalles en este blog, un destino que ansiaba desde hace mucho tiempo y que supone regresar a un continente que amo profundamente: Asia. Sí, estoy hablando de seguir el rastro de la antigua Birmania: MYANMAR.

Una respuesta a Cardiff, Liverpool, Warwick y la Navidad

  1. Pingback: Despidiendo un año tan importante como 2014 y dando la bienvenida a 2015… ¡Felices Fiestas! | Destino Kiwi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s