Golden Bay y norte de Abel Tasman

Mural que adorna Takaka

Mural que adorna las calles de Takaka

Tras un duro y largo viaje desde la isla Norte, tocaba descubrir una de las grandes maravillas de Nueva Zelanda: Golden Bay. Su nombre, la bahía dorada, tiene su origen en las minas de oro que instalaron los colonos ingleses para la extracción de este preciado mineral. Hoy se pueden observar resquicios de las mismas, así como multitud de fotografías de la época instaladas en diferentes puntos de interés turístico. Sus cambiantes playas debido a las mareas que se dan en la zona y su diversa naturaleza son sus señas de identidad. Para explicar el recorrido que hicimos nosotros por estas tierras tomaremos como punto de partida la población de Takaka, punto de entrada por excelencia a Golden Bay y el norte del parque nacional de Abel Tasman. Aunque expliquemos el recorrido completo que hicimos, hemos de aclarar que nuestra estancia fue de unas 3 semanas, con lo cual cada uno debe adaptar su visita a esta zona en función al tiempo disponible.

El pueblo de Takaka en sí no tiene mucho que ver, pero es el último que dispone de todos los servicios básicos antes de adentrarse más en Golden Bay: ambulatorio, biblioteca con wifi gratuito (como casi todas en este país), gasolinera (bastante cara, aunque hasta Collingwood no encontraremos otra, más cara todavía), i-site (información turística, funcionan muy bien en toda Nueva Zelanda, existen en casi todas las poblaciones), supermercado, albergues, tiendas, etc.

Labyrinth Rocks

Labyrinth Rocks

Saliendo de Takaka en dirección Pohara, y tomando el desvío que queda a mano izquierda señalizando la entrada al centro de reciclaje local, podremos acceder a Labyrinth Rocks, un paraje no muy conocido pero digno de admirar, recuerda en cierta manera a la ciudad encantada de Cuenca (tierra natal de una parte de mi familia, visita muy recomendable en España), caprichosas formaciones rocosas que conforman inverosímiles laberintos, pero con caminos más estrechos y todo más devorado por el bosque. A lo largo

del recorrido, alguien ha ido colocando pequeños juguetes a modo de señales para reconocer el camino de vuelta…cuanto menos…¡curioso! Un escenario perfecto para rodar una película de ciencia ficción, aunque alguien ya había tenido antes esa idea… conocimos tres chicos neozelandeses que estaban allí con un par de disfraces bastante logrados y una pintoresca van decorada con imágenes de Totoro (personaje de anime japonés muy popular en el país nipón, para quien no sepa de qué se trata) rodando una película de bajo presupuesto pero que promete ser divertida. Uno de ellos había estado en el sur de España y hablaba un poco de español con un acento andaluz muy gracioso.

Cueva de Rawhiti

Cueva de Rawhiti

Continuando nuestro recorrido, siguiendo la Packard Road desde el pueblo de Motupipi, podemos visitar las cuevas de Rawhiti. Desde el aparcamiento (que ofrece espectaculares vistas de la montaña que alberga la cueva) hay un recorrido de unas 2 horas bastante complicado, en especial si ha llovido recientemente, como fue nuestro caso. El sendero se cubre de barro y se torna peligrosamente resbaladizo, lo cual propició alguna que otra caída…afortunadamente sin mayores consecuencias. El recorrido se adentra en un frondoso bosque prosiguiendo el cauce del río hasta que lo abandona para iniciar la ascensión hacia el punto donde se encuentra la cueva. Durante el camino pudimos ver y, en otras ocasiones, tan sólo escuchar, cabras montesas salvajes. La recompensa tras el duro ascenso no decepciona, tan sólo nosotros ante la espectacular cueva de Rawhiti, acompañados del incensante goteo del agua que con el paso de los años ha ido formando las numerosas estalactitas que cuelgan del techo. El bosque prehistórico invade la entrada a la misma, haciéndola aún mas espectacular si cabe, no en vano éste fue el escenario elegido para el inicio del viaje al centro de la tierra en la película del mismo nombre. Precioso, es el adjetivo que mejor define a Rawhiti.

Groove Scenic Reserve

Groove Scenic Reserve

Si seguimos en dirección a Pohara, en la población de Clifton, y siguiendo las indicaciones, accedemos a la Groove Scenic Reserve, de gran parecido a Labyrinth Rocks. Aquí podemos observar también extrañas formaciones rocosas a lo largo del recorrido, con la salvedad de que al final del mismo encontramos un bonito mirador de la zona, desde donde se llega a divisar la línea de playa de Pohara.

Tras dejar atrás el propio pueblo de Pohara, llegamos a Ligar Beach, una agradable playa que cambia considerablemente de tamaño dependiendo de las mareas (como en toda la costa de Golden Bay), aunque no tan bonita como Tata Beach, siguiente playa situada en la carretera que va desde Pohara hacia el parque nacional Abel Tasman, de arena anaranjada y provista de grandes rocas que le dan un toque especial en su parte más oriental. Si damos la vuelta a las mismas llegaremos a una agradable cala lejos de la mirada de la civilización, algo ya de por sí fácil de conseguir por estos lares.

Wainui Bay

Wainui Bay

Continuando nuestro recorrido hacia el corazón de Abel Tasman, y dentro del parque nacional, llegamos a Wainui Bay. La primera vista que tenemos de la bahía desde la carretera resulta impresionante, aquí las mareas roban y regalan cada día kilómetros de superficie a la playa. Una buena forma de recorrer tanto Wainui como todo Abel Tasman y a la que recurren muchos viajeros es el kayak. Nosotros no lo hicimos, pero seguro que es una bonita experiencia.

Wainui Falls

Wainui Falls

Si seguimos bordeando la bahía, llegaremos al aparcamiento desde el que se puede iniciar la marcha hasta las Wainui Falls (está señalizado), una preciosa cascada situada en un exuberante entorno de bosque selvático no menos impresionante, el camino se recorre en algo más de una hora y es tan bonito o más que el final del mismo, incluyendo un emocionante paso sobre un puente móvil instalado sobre el río por el que sólo puede cruzar una persona simultáneamente. Perfectamente podríamos creer que estamos en el período jurásico recorriendo este lugar, como si en cualquier momento los Velocirraptores fuesen a saltar sobre nosotros… imprescindible, a nuestro parecer.

Tras el aparcamiento de Wainui Falls, la carretera deja de estar asfaltada para convertirse en un camino de unos 5 km que lleva hasta Totaranui, punto de enlace con el impresionante Abel Tasman Coastal Track, una red de senderos que recorren toda la costa de este Parque Nacional, uno de los más valorados y turísticos de Nueva Zelanda. Nosotros giramos a la izquierda al llegar al camping de Totaranui y aparcamos junto a la valla que prohíbe el paso a los vehículos, obligando a continuar andando, y es que para ver algunas de las maravillas que esconde este país es necesario llevar a cabo caminatas de varias horas, con el consiguiente disfrute de los paisajes que se van recorriendo hasta la recompensa final: playas de ensueño absolutamente salvajes y despobladas. Nosotros realizamos el tramo que va desde Totaranui, pasando por la preciosa playa de Anapai, grande, de arena anaranjada y provista de unas curiosas agujas de roca en su parte norte que le otorgan un exótico

Anapai Beach, Abel Tasman

Anapai Beach, Abel Tasman

aspecto, y continuando hasta el punto desde el que se vislumbra Separation Point, recorriendo un frondoso y espectacular bosque reinado por Korus y otros muchos tipos de plantas que no es posible admirar en ninguna otra parte del mundo. Las vistas que esta parte del camino ofrece de las inaccesibles (salvo en kayak) playas de la zona norte de Abel Tasman desde las alturas son dignas de admirar, son sencillamente impresionantes, naturaleza virgen en estado puro.

Pupu Springs

Pupu Springs

Tras este recorrido por el sureste de Golden Bay, retomamos Takaka como punto de partida para adentrarnos en el corazón y el norte de esta región, la cual tiene mucho que ofrecer. Al poco de abandonar Takaka en dirección norte siguiendo la carretera 60, podemos divisar la entrada de Pupu Springs a mano izquierda. Unas estatuas maoríes nos dan la bienvenida en el aparcamiento del lugar y, tras una pequeña caminata de unos 10 minutos, llegaremos a la laguna principal, dentro de la cual emanan fuentes desde el subsuelo que convierten a estas aguas en las más transparentes del mundo, o al menos es la fama que se han ganado. Para admirar toda la belleza que nos puede ofrecer este lugar, debemos escoger un día soleado y sin nubosidad, además de acudir al mediodía. De esta manera podremos apreciar mejor las diferentes tonalidades de colores que ofrece el fondo desde varios metros de profundidad, nosotros tuvimos que visitarlo un par de veces para poder contemplarlo con claridad. Merece la pena.

Playa de Onekaka

Playa de Onekaka

Continuando hacia el norte por la carretera 60, decidimos visitar la población de Onekaka y la playa del mismo nombre, todo ello marcado por un relajado ambiente hippie. La playa es muy grande (dependiendo también de las mareas) y ofrece unas bonitas vistas de toda Golden Bay. Al otro lado de la carretera se encuentra el Mussel Inn, restaurante-bar muy famoso en la zona donde se realizan diferentes actuaciones musicales y de ocio.

La siguiente visita siguiendo esta ruta fue Collingwood, pequeña población que dispone de una enorme playa y una ría en las que, al bajar la marea, es posible recoger gran cantidad de almejas que quedan indefensas y a la vista. Esa fue nuestra cena del día (y el acompañamiento de la comida del día siguiente…), ¡frescas a más no poder, un manjar!

Surfeando las dunas de Farewell Spit

Surfeando las dunas de Farewell Spit

Tomando la carretera que lleva a Bainham desde Collingwood podremos visitar las Devil Boots, dos extrañas formaciones rocosas que pudieran parecer las botas del diablo sobresaliendo desde el inframundo. Curioso para hacerse una foto con ellas y poco más. Continuando desde Collingwood hacia el norte llegamos a Farewell Spit, una aguja formada por dunas que se adentra unos 30 km en el mar, aunque sólo es posible recorrer una parte en su inicio. Además, la increíble fuerza del viento en este lugar puede resultar peligrosa si nos adentramos demasiado, he de reconocer que a nosotros nos costó bastante volver. Farewell Spit marca el final de Golden Bay, y es una visita obligada. Bien pudiera parecer que estamos recorriendo el desierto del Sáhara paseando por aquí. Este curioso relieve se compara a menudo en la zona con el pico de un kiwi, si observáis el mapa al final de la página, entederéis por qué…

Partiendo del mismo punto por donde se accede a Farewell Spit, en la casi inexistente localidad de Puponga, se encuentra el acceso a la última visita y, como opinión personal, la más espectacular y especial de la zona: Wharariki Beach. Ya desde antes de llegar a Nueva Zelanda tenía muchas ganas de ver esta playa, y la visita no defraudó. Para nada.

Focas en libertad

Focas en libertad

Tomamos el camino de tierra que conduce hasta el aparcamiento de Wharariki Beach tras unos 4 km. Desde aquí hay una bonita caminata de unos 20 minutos hasta la playa, atravesando verdes prados dominados por el viento y las ovejas. Ya casi llegando a la playa, en una ría que desemboca en la misma, tuvimos un encuentro con varias focas que jugueteaban aleteando en el agua, y que, curiosas, se acercaron a nosotros para observarnos. Durante varios segundos, cruzamos nuestras miradas con las suyas en medio de un extraño sentimiento de libertad, difícil de explicar. Fue algo muy bonito.

Wharariki Beach

Wharariki Beach

Después de esto, subimos la última duna de las que forman el tramo final del camino, y apareció ante nosotros la espectacular playa de Wharariki. Sólo para nosotros dos, no había nadie más. De otro mundo, no se me ocurre otra definición. El fuerte viento que a menudo sopla en esta zona ha moldeado la playa, las dunas y las rocas presentes en la misma a su antojo, conformando un paisaje increíble, aún mas adornado con un par de islotes provistos de arcos en su interior que dejan pasar el viento a través de ellos. En uno de los laterales, se puede observar una curiosa formación que dicen que se asemeja a la cara de un simio. La playa dispone de varias cuevas, las cuales utilizamos para resguardarnos del fuerte viento y el frío presente aquella tarde, y que nos permitieron contemplar un precioso atardecer. En la pared interna de una de ellas dejamos marcados nuestros nombres junto con el de otros viajeros que habían estado allí antes. Esperamos poder volver un día y comprobar que aún siguen allí, recuerdo de una tarde inolvidable.

Fiesta de despedida del Kiwiana

Fiesta de despedida del Kiwiana

En cuanto al alojamiento se refiere, estuvimos trabajando 2-4 horas todas las mañanas a cambio de una caravana en el Kiwiana Hostel, en calidad de woofers. Si bien nos sentimos un poco explotados, ya que acabamos haciendo bastantes más horas de las acordadas en un principio, nuestra estancia fue positiva. El hostal en sí es pequeño pero muy agradable y limpio (¡de eso nos encargábamos nosotros!), lo recomendaríamos como alojamiento para conocer Golden Bay. Tras esta etapa, nos quedamos con las maravillas naturales que hemos disfrutado, y con la gente tan agradable de países y culturas tan diferentes que conocimos durante nuestra estancia en el Kiwiana, lo cual ayuda mucho a abrir la mente y siempre hace el viaje más especial. Un saludo desde aquí a todos ellos, en especial a Akane, Tak, Consu, Raúl y Pili, y gracias por la fiesta de despedida que nos organizaron junto con los demás…¡no os olvidamos!

Nuestra estancia en Golden Bay llegó a su fin cuando encontramos un nuevo trabajo, esta vez remunerado, en la zona de Motueka, con el consiguiente traslado. Os contaremos como fue, dentro de poco, en DestinoKiwi. ¡Hasta pronto!

Recorrido por la zona norte de Golden Bay

Recorrido por la zona norte de Golden Bay (click para ampliar)

Recorrido por la zona sur de Golden Bay

Recorrido por la zona sur de Golden Bay (click para ampliar)

Anuncios

7 respuestas a Golden Bay y norte de Abel Tasman

  1. Pingback: Repasamos nuestro recorrido por Golden Bay, la bahía del oro | Destino Kiwi

  2. Laura dijo:

    Me encantan vuestras aventuras, seguid escribiendo! Y mucha suerte 🙂

  3. Ciudad Gomez Jose dijo:

    Un estupendo viaje el vuestro, además narrado de una forma muy amena, es un placer leerlo

  4. jorge dijo:

    Qué envídia me está entrando. En 2009 recorrimos NZ en autocaravana y nos enamoramos del país. Siempre hemos pensado en la posibilidad de irnos para allá aunque sea un tiempo.

    Saludos y muchísimo ánimo

    • destinokiwi dijo:

      Gracias Jorge! todo es proponérselo, lo más difícil es empezar y conseguir algún tipo de visado válido para trabajar, pero una vez que estás aquí no lo ves todo tan complicado…especialmente si tienes buen nivel de inglés, lo cual te ayudará mucho (cosa que nosotros no teníamos, poco a poco vamos mejorando algo jeje). Entendemos perfectamente que os enamoráseis de NZ, es una maravilla natural!
      Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s