Cuernavaca, Taxco y grutas de Cacahuamilpa. La despedida

Cuernavaca. Capital del estado de Morelos. Conocida popularmente como “la casa de la eterna primavera” debido a su envidiable clima durante todo el año, el cual mantiene un precioso manto verde de variada vegetación que cubre toda la zona. Ciudad de vacaciones y fines de semana por excelencia para los habitantes del Distrito Federal. Fue fundada en el siglo XVI por el conquistador español Hernán Cortes sobre un asentamiento indígena anterior. El nombre original de la ciudad en náhuatl (idioma nativo de México) era Cuauhnáhuac, pero la imposibilidad de los españoles para pronunciarlo acabó transformándolo en Cuernavaca. Hoy en día, se pueden contemplar gran cantidad de edificios coloniales de dicha época en la localidad.

Vista panorámica de Taxco

Vista panorámica de Taxco

Antes de entrar más a fondo en la capital morelense, nos trasladaremos al vecino estado de Guerrero para narrar las dos excursiones que hemos hecho partiendo de esta ciudad: Taxco y las grutas de Cacahuamilpa.

La primera de ellas, Taxco de Alarcón, la ciudad de la plata, se halla enclavada en un impresionante relieve montañoso cubierto de vegetación. El precio del autobús para dicho trayecto desde la central de autobuses de Cuernavaca es de 80 MXN a través de la compañía Estrella Blanca y, durante el recorrido, tenemos ocasión de divisar las bonitas y verdes montañas que dividen los estados de Morelos y Guerrero. En aproximadamente una hora y media arrivamos a nuestro destino. La central de autobuses de Taxco se encuentra en pleno centro de la localidad, en una ubicación inmejorable para el inicio de la visita a la misma.

La descendencia del pasado minero de la población se refleja hoy en sus calles, en las que la venta de plata se convierte en el epicentro del comercio local. En los alrededores de la central de autobuses, encontramos una inmensidad de puestos regentados por vendedores de plata, de los cuales se puede sacar un precio bastante bueno en calidad de mayorista, aunque ésto también depende, como en otros tantos casos en México, de nuestras dotes de negociación. Los precios para extranjeros siempre tenderán a ser más altos.

Pintorescas calles de Taxco

Pintorescas calles de Taxco

Las calles de Taxco gozan de una belleza sin igual, su relieve montañoso provoca que sus enormes cuestas den lugar a unas vistas espectaculares del pueblo casi desde cualquier punto del mismo. Iniciaríamos, pues, nuestro particular recorrido subiendo, casi “escalando”, la calle Fundiciones, la cual concluye en el Santuario de Santa Veracruz, muy bien cuidado y el cual luce un impoluto color blanco. Acto seguido, recorreríamos la calle Juan Ruiz de Alarcón casi en su totalidad para girar a mano izquierda y acceder al Zócalo, plaza central de la localidad, presidida por las dos enormes torres características de la espectacular Iglesia de Santa Prisca, construida en el siglo XVIII bajo un llamativo estilo churrigueresco, responsable de la sobrecargada belleza de los impresionantes retablos que podemos admirar en el interior del templo. La espectacularidad de esta iglesia es perceptible casi desde cualquier punto de la localidad, convirtiéndose así en punto de referencia y símbolo de la misma.

Degustaríamos, después de esta visita, un sabroso yogur con frutas, miel y granola (20 MXN) en un puesto callejero para, tras consultar con algunos lugareños, tomar una ruta (recordemos, transporte colectivo) desde la próxima Plazuela de San Juan hasta el Moumental Cristo Rey, una estatua de unos 20 metros de altura que domina toda la población de Taxco desde uno de los cerros que la rodean. La vista es más que espectacular. Toda una maravilla. Desde allí, tomaríamos un taxi con el objetivo de regresar al centro por 40 MXN. En Taxco, los taxis, así como un alto porcentaje de los vehículos privados que veremos, son vochos (Volkswagen Escarabajo). Esto es debido principalmente a la estrechez y la dificultad de maniobra en las calles de la localidad, en las cuales un vehículo de estas características gana sustancialmente en versatilidad.

Monumental Cristo Rey

Monumental Cristo Rey

Decidimos comer en un riquísimo puesto de gorditas y quesadillas instalado en el agradable parque de la Biblioteca Pública Regional La Lajuela, situado en la ya mencionada calle Fundiciones. El precio final ascendió tan sólo a 50 MXN entre los dos. De esta forma, y tras efectuar algunas compras en los numerosísimos puestos de plata que encontramos repartidos por todo el centro del pueblo, daríamos por concluida nuestra visita a la hermosa localidad de Taxco, para tomar el autobús de regreso.

Tras ello, es el momento de narrar la otra de las excursiones que hicimos desde Cuernavaca, para la cual contamos con la compañía de Ale y Moni, hermanas de Eli. En esta ocasión, partiríamos de la central de autobuses de Pullman, desde donde tomaríamos un autobús de dicha compañía con destino Grutas de Cacahuamilpa (60 MXN por persona), declaradas Parque Nacional debido a su belleza y espectacularidad. He de comentar que también existe la posibilidad de tomar autobuses para las grutas desde Taxco, siendo mucho más rápido y barato que desde Cuernavaca. El acceso cuesta 75 MXN, y las entradas se realizan en grupos grandes cada media hora aproximadamente. La zona visitable de las grutas se extiende un par de kilómetros hacia el interior y, en el trayecto de ida, la vista es guiada, pudiendo realizar el camino de vuelta a nuestro ritmo.

Grutas de Cacahuamilpa

Grutas de Cacahuamilpa

El aspecto interno de las grutas es impresionante, el tiempo ha moldeado caprichosamente este relieve durante millones de años para crear estalactitas, estalagmitas, columnas y todo tipo de formaciones rocosas, las cuales serán iluminadas únicamente en el momento en que los guías pasen por ellas con el fin de explicarlas al público. Al final del recorrido, nos encontramos con la formación más famosa de todo el Parque Nacional de las Grutas de Cacahuamilpa: La Botella de Champagne, una enorme estalagmita de 35 metros de altura con una peculiar forma que hace honor a su nombre, y que se ubica bajo una bóveda situada a 80 metros de altura sobre el suelo de la gruta. Absolutamente impresionante, una obra maestra de la naturaleza.

Una vez concluido el trayecto guiado, regresaríamos nuevamente hasta la entrada, donde la luz del sol cegaría nuestras dilatadas pupilas tras unas dos horas en el interior de las grutas. Ya sólo tendríamos tiempo de almorzar varios tacos (135 MXN entre los 4) en uno de los muchos puestos situados frente a la entrada del Parque Nacional y tomar, no sin ciertos momentos de incertidumbre debido a la mala señalización y falta de información sobre transporte en la zona, el autobús de vuelta a Cuernavaca.

Cuernavaca, "la casa de la eterna primavera"

Cuernavaca, “la casa de la eterna primavera”

Y, ahora sí, es el turno de la capital morelense, tierra natal de Eli. Para llegar a Cuernavaca desde Querétaro (aunque está conectada con todas las ciudades importantes de la zona centro de México), recomiendo la línea de autobús de la que dispone la compañía Futura para este recorrido, a un precio de 336 MXN por persona, la cual realiza el trayecto en unas 5 horas aproximadamente. Desde la terminal de autobuses del centro de la ciudad, es fácil conectar con otros medios de transporte urbano. Para moverse por el extenso territorio que ocupa Cuernavaca existen gran cantidad de rutas (transportes colectivos urbanos) a un precio de 6,50 MXN por persona. El precio de los taxis oscila entre los 30 y los 70 MXN aproximadamente, dependiendo del horario o el recorrido a realizar.

El casco antiguo no es muy grande, y los monumentos más emblemáticos están relativamente cerca unos de otros. Comenzaremos nuestro recorrido en el Zócalo de Cuernavaca, un jardín que podría ostentar el título de centro de la ciudad, rodeado de establecimientos de todo tipo, puestos comerciales, el Parque del Kiosko, el Teatro Ocampo y, en su extremo sureste, uno de los símbolos de Cuernavaca: el Palacio de Cortés.

Palacio de Cortés

Palacio de Cortés

Esta fortaleza data del siglo XVI, casi coincidiendo con la ocupación española de la ciudad, y fue ordenada construir por el propio Hernán Cortes, el cual vivió en ella durante un tiempo. Posteriormente, el edificio sería destinado a otros tipos de usos, hasta convertirse, en la actualidad, en el Museo Cuauhnáhuac (entrada de 52 MXN para extranjeros), dedicado a la antropología e historia de la zona. Podemos observar, por ejemplo, escenas y detalladas descripciones de las terribles batallas que tuvieron lugar entre aztecas y conquistadores españoles. Muy interesante.

Prosiguiendo por la calle Miguel Hidalgo en dirección oeste, llegamos hasta un recinto amurallado que alberga en su interior la Catedral de Cuernavaca y la Capilla de la Tercera Orden de San Francisco de Asís, siendo esta primera la mayor y más espectacular, dotada de un enorme muro coronado por almenas a modo de castillo. Este templo, de estilo barroco, posee un interior bastante sencillo pero muy agradable, y fue construido en el siglo XVI, convirtiéndolo en una de las catedrales más antiguas de México. Si continuamos un poco más hasta el final de la propia calle Miguel Hidalgo, nos toparemos con la entrada del Jardín Borda, el cual toma el nombre de su fundador, José de La Borda, un minero adinerado de Taxco. En su interior hay un enorme y llamativo jardín que combina diferentes estilos, un museo y una sala de exposiciones donde tuvimos ocasión de contemplar una curiosa muestra de arte moderno.

Noche cuernavacense

Noche cuernavacense

La vida nocturna de Cuernavaca durante el fin de semana es muy animada, tal y como pude comprobar en mis propias carnes. Acompañado por cuernavacenses, tuve ocasión de disfrutar de los magníficos mojitos de sabores de un litro que, por 70 MXN, sirven en el acogedor patio interior de la Mezcalería Pachuco Rey. Recomiendo especialmente probar el de guayaba. Espectacular. Este mismo lugar también fue testigo de cómo el “fuego” recorrió mi garganta tras probar mi primer mezcal, bebida alcohólica muy típica de México que, al igual que el tequila, se obtiene a partir de la destilación del agave, pero con una graduación generalmente mayor que la de éste ultimo. De hecho, el tequila podría definirse como un tipo de mezcal. Tras ello, disfrutaríamos del resto de la noche en los pubs del centro.

Ya en mi penúltimo día en Cuernavaca, aprovecharíamos nuestra cercana estancia a la Parroquia de San Felipe de Jesús para visitarla, accediendo a ella a través del Paseo de la Reforma, el cual dispone de una bonita y colorida decoración formada por dragones, semiesferas y estrellas. La parroquia se ubica en lo alto de las Lomas de Cuernavaca, desde donde llama la atención del visitante con su moderna arquitectura de mediados del siglo XX. Su inusual estilo no le resta un ápice de espiritualidad al lugar, y su singular belleza, acompañada de las impresionantes vistas de toda la ciudad que ofrece desde su altar, invita a la meditación y a la instrospección en uno mismo. Al menos, en mi caso, así fue. Quizá influido por el hecho de estar a punto de abandonar México, con todo lo que ello conllevaba en mi ser a nivel personal. Creo que puedo decir que aquella tarde constituyó mi despedida espiritual de este absorvente y precioso país, además de un momento que no olvidaré jamás.

Recorrido por el centro de Cuernavaca y Taxco (click para ampliar)

Recorrido por el centro de Cuernavaca y Taxco (click para ampliar)

El día siguiente, partiría hacia el Aeropuerto Internacional Benito Juárez, en México D.F., para tomar mi vuelo de regreso a España y, de esta forma, dar por concluidos estos tres maravillosos meses recorriendo gran parte de la geografía mexicana y conociendo mucho más a fondo su cultura y sus gentes, factores con los que los españoles tenemos un pasado y muchos rasgos comunes. Como reflexión final, he de decir que el cierto grado de miedo que me afectaba tanto a mí como a mis familiares y amigos con respecto a este país antes de comenzar esta aventura está, en gran parte, infundado. Es cierto que fuera de México llegan noticias poco alentadoras sobre la situación de inseguridad en el país, pero la realidad no tiene nada que ver con esto. Como en cualquier parte del mundo, hay que tomar algunas medidas de precaución básicas e informarse sobre las zonas más problemáticas (México es muy grande) y, aunque es cierto que la corrupción y el narcotráfico son problemas reales, no hay secuestros ni tiroteos a todas horas, ni siquiera es algo común, y el turismo muy rara vez se ve afectado por estos hechos. Es más, en tres meses, salvaguardando algunas de las anécdotas a las que hice referencia en mi relato sobre Chiapas, no he tenido absolutamente ningún problema con nadie, ni he sentido esa inseguridad que sentimos cuando en Europa escuchamos la palabra México. Es un país maravilloso, con una gastronomía, una cultura y una historia sin igual en todo el mundo, bonito como pocos y habitado por 120 millones de personas que aman a su país con gran orgullo y cuya inmensa mayoría tan sólo desean vivir en paz, lejos de la imagen que unos pocos han intentado dar al mundo.

La única manera de poder opinar con certeza sobre algo, es conocerlo, y desde aquí os invito a todos a conocer un país que tiene una infinidad de maravillas que ofrecer, y que estoy seguro de que no defraudará a nadie. Ahora, más que nunca, entiendo aquello de…

“México lindo y querido
si muero lejos de ti
que digan que estoy dormido
y que me traigan aquí…”

Parroquia de San Felipe de Jesús. Bonito lugar para despedir a un país caracterizado por una férrea fe católica

Parroquia de San Felipe de Jesús. Bonito lugar para despedir a un país caracterizado por una férrea fe católica